~ Dark Venice ~


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Se notifica a todos los usuarios de este foro,
que la mudanza al nuevo enlace del foro se
ha concluido.
Revisen sus correos electronicos, les aparecerá un e-mail
con el nuevo link.
ATTE: LA ADMINISTRACION
Banner + Votanos
 
Votanos!
 
Foros hermanos
http://blooddiary.vampire-legend.net/portal.htm
Blood Dairy

http://vidamagica.foroactivo.com
Vida Mágica
http://secretname.forosactivos.net/forum.htm
Secrets Names
 
Hogwarts Crepusculo
Corrupt Life
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
User de Enero
Boris Gianetti
Pareja del mes

Comparte | 
 

 Habitación de Christinne

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Mar Jun 29, 2010 9:35 am

Apenas era consciente de lo que su presencia podía suponer allí, ni siquiera había cerrado la puerta con llave, si Nana quería entrar podría, y aquello no era bueno, pero pondría a prueba sus dotes de asesino a sueldo para ver la agilidad y habilidad con la que se ocultaba de suceder tal cosa.Contemplaba el cielo nocturno, ligeramente contrariada por la proposición del muchacho, el cual, sin casi darme cuenta, se había acercado a mi y había colocado sus brazos sobre el cristal, acorralándome. Apenas le había sentido acercarse por ello aquello hizo que me asustase un poco y ahogase un leve gritito. Sus labios nuevamente se acercaron a mi oido para hablar y escuché con atención calmando mi corazón por la sorpresa desbocado.
-Si pensase en las consecuencias quizás podría haber dejado su ``empleo´´ desde un principio.-le dije y me di la vuelta para mirarle a los ojos.-Sé que podría robarlo, y sabe también que de hacerlo le golpearía nuevamente...odia a las mujeres, soy una de ellas, ¿qué le hace pensarque no soy como las demás?-le dije desafiante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Miér Jun 30, 2010 1:59 am

Suspiré resignado, ella no tenia la culpa de no comprender hasta que punto estaba atado a mi condicion, pero si tan solo ella supiese ahora cuanto odiaba aquella vida. Suspiré entrecerrando mis ojos.
¿Cómo era posible que mi forma de pensar hubiese cambiado de forma tan radical en tan poco tiempo? Y mas imposible de explicar sin emplear un sentimiento, ¿cómo ella, joven niña, inocente, casta y pura, lograba enturbiar la oscuridad de mi mente, aclarandola por momentos al ser bañada por la luz de sus ojos? Abri los ojos y me halle esa luz amada y adorada que era señal de faro para mi, luz guia donde encontrar esperanza si es que aun era capaz de hallarla.

Acerque mis dedos a su mejilla rozandola muy debilmente, quedando hechizado en aquella deslumbrante mirada de ojos negros. Saque dos navajas que abrí ante sus ojos inquisidores y sorprendidos una la coloqué en su mano cerrando su puno en el mango, guiando su mano por mi estomago subiendo hasga mi pecho, la otra la deje con la hoja afilada en su cuello.

- Escucheme atentamente.- Dije friamente como si le hablase a una de mis victimas.- Piense vos en las consecuencias ahora, en vuestra mano teneis mi vida, y en la otra vuestra muerte, elija cual quereis tomar.- Le propuse, sin dejar rastro en mi rostro de estar hablando muy en serio. Ella podia ahora tomar mi papel.- Al igual que yo estais presionada por un tercero. Dime, ¿tomariais mi vida para salvar la vuestra? O simplemente, ¿dejareis que sea yo quien os mate? Pues eso pequeña niña es lo que sucede cuando trabajo. Si fallo, me mataran. ¿Comprendeís?- Dije retirando ambas armas y volviendolas a guardar.

Volvi a mirarla grabando su imagen en mi memoria, nada podria hacer que olvidase aquel rostro.

- No os he querido asustar, unicamente os ponia en mi lugar, si fueseis yo, cosa que afortunadamente no sois, os resultaria dificil elegir entregar vuestra vida, nadie desea hacerlo y el que lo hace es estupido e irresponsable.- Dije acariciando su mejilla, el contorno de su rostro, sus labios.- Preferiria obtener un golpe vuestro a todos los antes recibidos, pero mas aun preferiria me entregaseis un beso que para vos no significaria nada.- Dije fijando mis ojos en los suyos, me era imposible tenerla cerca y no sumergirme en ellos, dejandome envolver por esas olas de emociones que dominaban mi cuerpo cuando unicamente pensaba en ella.- La respuesta a porque sois diferente es demasiado sencilla.- Sonreí, si demasiado sencilla era la respuesta y demasiado compleja la explicacion.- Os propongo un juego, si acertais la diferencia entre vos y las demas podreis pedirme cualquier deseo, incluido el de no volver a este lugar en las noches, lo que conllevaria a no volverme a ver, si no lograis encontrarla yo seguire viniendo en el momento que me plazca incluso durante el dia si lograse burlar la vigilancia diurna.- Dije con total claridad y tranquilidad.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Miér Jun 30, 2010 11:49 am

Suspiró aún manteniéndose tan cercano a mi, entonces sacó dos navajas y las abrió, lo cual me hizo asustar y mirarle con temor en los ojos. Colocó una en mi mano, la cual guió hasta su pecho y la otra, en su mano, en mi cuello. Le miré casi conteniendo la respiración, con un miedo sin medida, y de tener que haber elegido realmente para contestar a su pregunta me habría puesto a llorar y habría soltado el arma.
-Esto ha sido del todo cruel...no puede hacerme elegir entre su vida o la mía...ninguna vida es más valiosa que otra...-le dije desviando la mirada.-Si un beso no significa nada no sé porque lo deseais tanto...-le dije entonces.-Tan solo vos sabeis la respuesta de esa pregunta, perderé de todas formas, no sé ni siquiera que os empuja a venir en medio de la noche aquí...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Jue Jul 01, 2010 12:47 am

La miré, mis dedos hechizados por su piel siguieron acariciando sus mejillas bajando por su menton, su cuello, subieron por el escote de su vestido volviendo a recorrer ese sinuoso camino.
- Lo sé, sé perfectamente que ha sido cruel, pero...
¿no son mas crueles vuestras palabras? No sabeis nada de mi, y sin embargo, ¿creeis que si fuese tan facil dejar de ser lo que soy, no lo hubiera hecho ya?- Hablaba tajante pero sin mirarla directamente, unicamente miraba el recorrido ritmico que mis dedos hacian en su piel.- Ahora, habeis en una minima, sentido en propia carne, parte a que he de someterme diariamente o para no creerme exagerado la gran mayoria de los dias de mi vida.- Dije esta vez si mirandola a los ojos.

Sonreí sin ganas.
En sus ojos se reflejaba el miedo, no queria haberla asustado, pero era tal el deseo de que supiera comprenderme que preferia el asustarla un poco y que supiese, a que siguiera hablando sin conocer.
-
Relajaos pequeña niña, en su momento os prometi que no os dañaria, y puedo volver a juraros que no faltaré a mi palabra, vuestro rostro no se hizo para derramar lagrimas amargas.- Dije alzando su barbilla no me contenia.- No es el beso lo que deseo.- Dije inclinado mi rostro. ¿Me golpearia? ¿Me importaba? Pudiere ser que si, quizas como otras veces, pero con solo retener en mis labios el sabor de exquisito dulzor de sus labios merecia la pena ser abofeteado.
Rozando ya sus labios contra los mios fui capaz luchando contra el deseo de decir, alejandome de ella con una sonrisa picara, pues ella esperaba el beso que podria haber robado de sus labios y que tanto anhelaba yo que fuese ella la que me lo entregase por propia decesion y volutand.
-
Os equivocais, la respuesta yo la sabre cierto, pero no la comprendo aun pues el porque es desconocido para mi, vos tambien podreis encontrarla, sed imaginativa, pensad en lo imposible, pues ya sabeis que antes de Colon la tierra se creia plana y creyeron locos a los que redonda la expusieron, fue imposible pero alguien creyo y encontro respuestas. Haced vos lo mismo embarcaos en el viaje, si no lo quereis asi, recordad algun dia podria encontrarme flotando en los canales de la ciudad y vos os preguntareis, ¿que ocultaba?- Dije deteniendome a mitad de mi avance hacia la cama.
¿Qué a sido eso? Un sonido. Otro. Otra vez. Pasos, si mi oido no me fallaba era pasos que lentamente se acercaba hacia la habitacion recorriendo el silencioso pasillo. Me giré.

- Alguien viene.- Dije con total calma, mas aun no lo estaba. No me seria dificil ocultarme, tenia dos caminos, uno era la entrada por donde habia llegado yo, y otra era ocultarme en la propia habitacion, pero... esta ultima no me convencia.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Jue Jul 01, 2010 11:32 am

Sentía el recorrido y el tacto de su dedo por mi mejilla y mi cuello en constante movimiento, le miré apesar de quel mantenía sus ojos en otra parte.
-Si sabeis que son crueles os pediría por favor que no volvais a hacerlo...mis palabras no pretenden ser crueles, tan solo son la opinión de alguien desde la ignorancia de su vida señor Caiconte.-dije mirándole y esta vez me encontré con sus ojos.-Si mi rostro no esta hecho para ello...¿por qué tanta gente se empeña en herirme o hacerme llorar?-pregunté, aunque lo que más me dolía era el hecho de que mi propio padre fuese el que más dolor me procesase.Iba a hablar pero el nerviosismo que sentía ante su repentino acercamiento me hizo enmudecer y cerrar los ojos con fuerza y apretarlos casi sintiendo sus labios sobre los míos, sin embargo se alejó y le miré con sorpresa.-¿De veras piensa que alguien que no logra ponerse en su lugar será capaz alguna vez de comprenderle?...Si no es el beso lo que desea...¿qué es?-pregunté antes de que me advirtiese entonces corri al armario y lo abrí.-Entre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Jue Jul 01, 2010 2:48 pm

OFF: CHRIS DONDE TE HE DICHO MI NOMBRE? YO CREIA QUE NO TE LO HABIA DICHO ASI QUE ESTOY MAS PERDIO QUE UN CALAMAR EN EL DESIERTO... CALAMAR FRITO QUE RICO


ON:

La mire y sonrei.
- Tranquila pequeña, no lo volvere a hacer si para ello es necesario contemplar esa expresion en vuestro rostro... La ignoracia, es cruel sin saberlo.- Dije, mirandola fijamente. Ya su expresion se habia suavizado, nada quedaba ya de ese rastro de temor. Suspire y volvi junto a ella.- Juro por quien nos gobierne, ya sea Dios o el mismo Satanas que quien os haga daño acabara a mis pies desangrado y su carne desgarrada por mil cuchillos.- Prometi, era mi palabra y la cumpliria como fuese, pues no permitira que ningun mal empañase con su presencia su rostro tallado por angeles y esculpido por alguna divinidad.

Me quede parado en la estancia oyendo como los pasos se aproximaban, la mire extrañado.

- Crei que vos querriais comprenderme o eso fue lo que crei que dejabais entender la primera vez que estuve aqui.- Dije esperando que no desmitiera aquello, pues me negaba a admitir que hubiese sido engañado por mi mismo.

Me llevo hasta el armario y sonrei entrando pero antes de cerrar la puerta y que la otra se abriese tome su rostro y la bese con la delicadeza del rocio acariciando las delicadas flores nacientes de la pirmavera.

- A ti Christinne.- Respondi a su pregunta sonriendo por el sonrrojo de sus mejillas que tanto adoraba.

Las puertas del armario se cerraron y se hizo la oscuridad. Una voz de hombre hablaba con la joven.
Espere paciente hasta que se hubo marchado.
La conversacion habia sido interesante y ese hombre se habia ganado mi odio, por la forma en que le hablaba.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Vie Jul 02, 2010 1:02 pm

Aún no lograba comprender siquiera una pequeña parte de la mente del muchacho que se encontraba ante mi. Ya no tenía miedo como antes, ahora estaba tranquila, pero aún seguía algo tensa por la reciente situación.Le miré.
-La ignorancia lo es...pero a veces nos salva de conocer verdades que podrían herirnos...-expliqué.-Hay demasiada gente que sufre y en mayor grado de lo que yo hesufrido jamás apesar de admitir que ha sido mucho y nunca nadie la ha defendido, por ello no creo merecer ese cuidado, aún así se lo agradezco...además fue usted quien salvo mi vida en nuestro último encuentro, no yo la suya, por ello no merezco tal favor o protección.-le dije sin mirarle y después dirigiendo mi mirada a sus ojos.Me acerqué al armario mientras el se mantenía inmóvil y estando ya frente a este le observé.-Trato de comprenderle y quiero hacerlo, pero a veces querer no es poder y creame que me esta resultando difícil.No desisto sin embargo.-le expliqué. Abrí el armario para que se introdujese en él y le miré, entonces antes de que cerrase las puertas tomó mi rostro acercándolo al suyo y me besó con suavidad un instante, le miré con sorpresa, con los ojos muy abiertos mientras escuchaba sus palabras, ¿era yo eso que tanto deseaba?, ¿me deseaba?, me preguntaba mientras confusa le miraba, me dispuse a replicar pero en ese instante la puerta de mi habitación se abría al mismo tiempo que yo cerraba las del armario. No se me daba bien mentir, tan solo esperaba que aparentar si. Era mi padre, como de costumbre con la mala educación de no llamar a mi puerta antes de irrumpir.Le miré con una leve sonrisa alejándome del armario a pasos tranquilos, no parecía muy contento posiblemente a que me había pasado la tarde ignorando a cualquier hombre que se me presentaba...¿qué hacer si ya tenía uno en mi mente? Comenzó a regañarme, hablando de intereses, beneficios pra la familia, sociedad, rangos...títulos...dinero, dinero, dinero...apellidos...¿dónde habían quedado los sentimientos?, comenzó a gritarme cuando notó mi poco interés pero esque me había cansado de darle siempre la razón.Agarró un instante con fuerza mi muñeca y me quejé, ordenándome que fuese educada en la reunión de mañana o acabaría por mandarme más lejos de la que ya estaba de casa...pero ahora no podía alejarme de Vencia, eso seria perder a Nunzio...Salió de la habitación con un portazo y me tragué las lágrimas, respirando un instante hondo. Para mirar al armario y decir.-Ya puede salir...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Sáb Jul 03, 2010 2:10 am

Habria salido de entre aquellas cuatro paredes de pura madera tallada con el mimo y cuidado con el que se trataba a la mas delicada de las piezas de arte. No era complicado sentir la suavidad con la que fue lijada, pero insuficiente el tacto humano para apreciarlo por completo. Pero tampoco yo estaba para ponerme a admirar la obra de un artista cuando tenia ante mi a un despreciable que se atrevia a hablar de aquella forma a aquella chica por la que estaba arriesgando mucho, la forma en la que tomo su muñeca. Mal nacido si tan solo estubiesemos solos ten por seguro que ya habrias expirado tu ultimo alito de vida. Pero por ella, por no querer que en su memoria se hayase un recuerdo mas teñido de sangre en el que ella sufriria por la muerte del que ahora sabia que era su padre, por ello unicamente aquel hombre salvó la vida sin saberlo.

Una puerta se cerro, y solo cuando hoy la voz de la muchacha salí. Estaba tenso, comprender las necesidades, problemas y estados de mi cuerpo era por necesidad esencial para mi vida.

- ¿Es-estais bien?- Le pregunté aun con la sed de acabar con la vida de aquel hombre que no merecia poseer una familia, aun corriendo por mis venas.

Me acerque a ella y tome su fina muñeca enrojecida aun por el agarre de aquel sujeto.

- Si lo deseais lo mataria.- Murmuré en un debil susurro cargado de odio y desprecio, no podia reprimir aquellos sentimientos que aquel hombre despertó en mi. No son naturales, son demasiado fuertes, para que hayan nacido en este momento. Pensé dirigiendo una mirada fugaz hacia la puerta cerrada, queria salir, ver su rostro aterrado, verle cubierto por su propia sangre. Sabia de sobra hasta que punto las familias de la nobleza, fueren de donde fueran, respetaban sus costumbres que por ningun motivo cambiaban.

Parecia haber odio mi susurro, no lo supe a cierta verdad si asi habia sido, pero en su mirar que tanto me ataba a ella y a aquel lugar supe ver el rechazo profundo a aquella proposicion, sonreí, era tan difierente del mundo que yo conocia, tal vez diferente a todos los mundos que mis ojos hubiesen descubierto. Ella un tesoro, una perla encontrada en el negro mar de la sociedad, sumergida y oculta a los ojos de todos, pues su belleza no se desplegaba en un solo dia, poco a poco, lentamente como el ritmo de los segundos del latir de un corazon helado que con una unica luz se derretia a la velocidad del amor loco y desenfrenado, mas el amor no es amor si loco no te hace ser, sin el desenfreno no existe la pasion, y sin la pasion ese amor que se suele decir poseer no es mas que una redundancia indiferente que unicamente desemboca en la autosatisfaccion.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Sáb Jul 03, 2010 9:17 pm

Era consciente de que mi voz no había sonado demasiado alegre ni con energía, si no más bien seca y apagada, pero fue lo único que conseguí sacar de entre mis labios sin que me temblase la voz por la fuerza de contener las lágrimas. Observé como salí del mueble y le miré, después bajé la vista, tomó en una de sus manos la muñeca que instantes antes había sido apretada por la firme mano de mi padre, la cual aún se encontraba enrojecida, la aparté de inmediato, soltándome con algo de brusquedad para tomar mi propia muñeca con la otra mano y ocultar el color rojizo con esta, con suerte no me quedaría marca.
-E-estoy bien...-dije aún sin mirarle.-No, no deseo que le mate...nunca lo desearía, eso sería...demasiado ruín...-dije, luego me dije a mi misma que sería rebajarme a su nivel, prefería que fuese la vida quien le pusiese en su lugar, pero también traté de prometerme a mi misma que no dejaría que me pusiese la mano encima más allá de lo que ya me había hecho...no era ninguna muñeca.Observé al muchacho que se encontraba frente a mi.Fijé mi mirada en sus ojos.-No puede desearme...-le dije con una voz seria.-No puedo ser de nadie...no al menos de alguien que no haya sido elegido por mi padre...-susurré y mis propias palabras me pesaron.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Sáb Jul 03, 2010 10:46 pm

El inicio de una risa ahogada en el aire por un suspiro apagado por la resignacion fue lo que salio de mi garganta al notar la brusquedad con la que apartaba su mano de entre las mias. Cerré los ojos desviandolos hacia el armario.
¿Tanta repulsion le causaba el hecho de que la tocase? Pero cuan dificil me resultaba no hacerlo, no sentir la necesidad de experimentar la suavidad de su blanca piel, la delicadeza con la que estaba tratada, esa necesidad de por tan solo un instante desear que en su pensamiento, en un unico pensamiento pudiera dedicarme un sentimiento, una emocion, pero aquello era imposible que pudiera ocurrir.

- No esperaba menos de ti.- Murmuré volviendo a mirarla. ¿Acaso no podia pasar un solo segundo de mi amarga existencia sin necesitar como el aire para respirar el verla? Lo que yo sentia en aquellos momentos era mas un deseo que con facilidad podria satisfacer pero imposible podria el resultarme el intentar siquiera saciar el necesitar contemplarla, sentir su caracter de inmadurez queriendo madurar.- Podria comprender que al ser vuestro padre os resulete inconcebible la idea que os he propuesto, pero al mismo tiempo no lograria comprender que clase de sentimientos os provoca, pues comprendereís que la figura parterna de Dios es insuficiente.- Dije, queria tocarla, abrazarla, poseerla de igual forma que ella.... El sentimiento, la emocion mas a decir verdad que sentia en ese momento me desconcertó, produjo una pregunta sin posible respuesta exacta o simplemente para la que jamas podria hallar respuesta alguna. ¿Cuando, cuando comencé a pertenecerle a ella?

Sonrei con una ironica sonrisa desdibujada en mi rostro. ¿Soy solo un juguete del destino? ¿Un juguete que el cruel destino entrega a cualquiera que se cruce por mi camino? ¿Era mi nacimiento o mas incluso me atreveria a conjurar que mi propia concepcion en el vientre de la que era mi madre, era unicamente, solamente un unico juego del bendito destino? No queria tener aquellas preguntas en aquel momento, queria olvidarlas borrarlas, hacer como si no existiense, mas era imposibles pues quien que nunca tuvo familia, que no conoce el rostro de quienes le dieron la vida, no podria preguntarse aquellas mismas preguntas de temida respuesta pero ansiada sin remedio.


Al fin con su mirada clavada en la mia, la sangre se me calentó de forma irremediable, mi corazon palpitaba como si intentase mantener con vida un cuerpo que jamas podia haberse sentido tan vivo.
¿Sabria ella lo que provocaban sus miradas en mi? No. No podria saberlo, pues si lo hicera, se abrumaria de igual forma que yo me abrumaba, pero... Asi es este loco sentimiento despertado de un largo letargo autoimpuesto.


- Me lastimais profundamente, Christinne con vuestras palabras.- Dije acercandome a ella, pegandome a su cuerpo, el casi irrefrenable deseo de sentirla entre mis brazos era en ese momento lo unico en lo que podia pensar.- Pero decidme, ¿creeis ciertamente que esas palabras serán suficiente como para aplacar este deseo?- Volvi a coger su mano, la que ocultaba con la otra y la lleve hasta mi desbocado corazon.- Decidme, ¿por qué causa, mi corazon se desboca cual fiera salvaje, con tan solo vuestra cercania? ¿Por qué causa, no abandonais mis pensamientos cuando se con exactitud que el pensar en vos es malsano? Decidme, vos conoceis la respuesta, no es dificil, pues es la misma por la que cada noche os vendre a rondar, a ver, a intentar que os deis cuenta por vuestra propia cuenta.

Por mas que quiso retirar su mano de mi pecho no se lo permitiria hasta que me diese la respuesta, hasta que viera en sus ojos un atisbo de entendimiento y comprension.
Estaba mal lo sabia, tanto por ella como por mi. Habia mucho en juego, pero me era indiferente mientras supiera que ella sabia lo que se ocultaba, arremolinaba y contra lo que luchaba mi razon por mantener oculto en la jaula que yo mismo cree para aquellos sentimientos, pero esa ya era una batalla de causa perdida.


_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Lun Jul 05, 2010 2:50 pm

Aún sentía quel pesar tan profundo e hiriente en mi interior, desgarrando cada pedazo roto de mi corzón el cual aún me preguntab como había soportado tanto dolor...¿cómo no había extllado aún en llanto o grito? deseaba liberarme de todo aquello...Desvié la mirad hacía l zona de mi piel que aún se encontraba en aquel tono rojizo por la fuerza del agarre paterno.Miré nuevamente a Drake.
-No causa sentimiento ninguno en mi, tan solo confusión...pero es por el por lo que vivo....no sientoamor por él...pero tampoco le odio.-le dije con una voz suave.Se cercó y di un aso hacia atrás, pero tomó la mano que ocultaba y la llevo hast su pecho, donde sentí el profundo sonido de su palpitar.-No pretendo lastimarle...trato de no gacerlo hora ni en un futuro...le digo la verdd en la que se basa mi vida.-dije mirándole.-No lo creo, pero lo espero...sé cuanto duele desear algo que no puede tenerse...si es usted tan sabio como cree conseguirá que yo dejé de ser lo que cause su deseo...-le dije.Habló con todo sentimiento en sus palabras y los nervios afloraron en mi pecho, nerviosa por todo aquello.Solo había una respuesta para todo cunto preguntaba. No pude más y exploté en nervios desesperdos.-¿De verdad cree que vale la pena que lo diga en voz alta?,¿hará eso que tenga todo más sentido?,¿qué sea más real, más profundo?,¿servirá de algo para los dos que ambos sepamos que el otro lo sabe y se pronuncido en voz alt?, tan solo será peor pra ambos...-le dije y traté de soltarme.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Lun Jul 05, 2010 5:33 pm

La cabeza me daba vueltas... ¿o era el mundo el que giiraba aturdido por cada palabra que se habia pronunciado aquella noche? Mi ser se divida en dos bandos, la cordura de la razon y la locura de los sentimientos arremolinados luchando por estallar en mi interior. Temia que si aquello sucediera desembocase en aquello que tanto habia temido durante años, la debilidad de pertenecer a otra persona sin condicion y de forma desmedida, pero no habia marcha atras, la noria del destino estaba en marcha, ya no era dueño consecuente de mis actos, pues estos estaban dictados para servir y luchar por el sentimiento mas fuerte que la humanidad podria poseer, por ello como fiel soldado, iria cual niño con una sonrisa, a cualquiera que fuese el destino preparado para aquellos seducidos por la dulce melodia que era la llamada del amor.

Incline mi cabeza hasta hacer tocar nuestras frentes, mirandonos el uno a la otra, sonreí. ¿Miedo? ¿Quien ha dicho miedo? Eran puros nervios los que me corroian por dentro, nervios de haberme expuesto con tanta desnudez ante ella, pero fueron sus palabras las que arrancaron un destello de sonrisa de mi rostro. Es la noche del amor, el cielo trae paz y el mundo está perfecto en su quietud con todo en su lugar. Pensé, me sentia pleno, como si de una pesada carga me hubiese deshecho.

- Maleducada.- Dije sin poder esconder aquella sonrisa.- ¿Respondeis mis preguntas con otras?- Notaba el nerviosismo que la inundaba. ¿Se habria dado cuenta? ¿Conoceria ahora lo que estaba diciendole? ¿Comprenderia todo, como yo mismo estaba haciendolo? Queria creer que si, que asi era, mas algo profundo y oscuro me decia que podia salir mal, que el precio era alto, pero no quise, no no queria prestar atencion a aquellas palabras y dudas que intentaban romper lo que para mi era lo unico que no era una farsa en mi vida.- ¿Es necesario que posea sentido?- A cada pregunta que hacia, comprendia que ella aun no estaba preparada, pero aquello no me lo impediria, no deseaba su cuerpo como cualquier otro hombre lo haria, no...

Lo que yo deseaba era su compañia, su afecto, su amor, queria ser parte de su vida como ella estaba siendo parte de la mia, tener un lugar en sus pensamientos como ella era de los mios, ocupar en su corazon un recuerdo, un sentimiento, como ella ocupaba en el mio colocada en un pedestal de cristal el mas grande de los lugares. Ella es todo lo que necesito para vivir. Es... el motivo de que ahora desee existir y ser libre. Pensaba.
Suspiré y me separe de ella, sonriendo. Habrian otras noches, otros momentos. Pero al menos ahora ella tendria algo de mi o mejor dicho ella ya lo tenia todo.

- ¿Teneis miedo ahora, temeis que sea cierto? O explicadme al menos, ¿por qué razon engendrais tantas dudas, tantos impedimentos?- Dije acercandome al sofa que habia hecho mio. Me senté con los brazos reposados en las piernas, encorvado y la cabeza gacha. No me arrepentia de nada y jamas podria arrepentirme de esta emocion.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Mar Jul 06, 2010 11:09 am

Observé como sonreía ante mi reacción, lo cual nuevmente volví a no comprender, siempre actuaba de maneras inesperads ante mis actos y me hacía pensar que aquello era todo un juego, pero de ser así sería mucho mejor que la verdd que pensé haber descubierto, dado que aquella verdad le heriría demasiado...no podía tenerme, nadie podía, pero de poder yo ya tenía en mis pensamientos de quien habría deseado ser y que fuese mío.
-¿Y qué si lo soy con usted?, nadie lo sabrá, lo estoy haciendo para que ninguno se hiera.-respondí nuevamente y no pude evitar darme cuenta que había vuelto a responder con otra pregunta al iniciar mi habla.-Las preguntas serán mejores que las respuestas...-susurré con la vista baja.Me solté finalemnte con brusquedad, aquello me ponía demasiado nerviosa.-Es necesario, las cosas seguras son aquella que tienen razón, no son las más hermosas, porque estas a veces son inexplicables, pero si deseas nos sufrir aferrate a todo aquello que tenga sentido.-le aconsejé.Debía aplicarme mi propio consejo, aferrándome al joven que había conocido en Rialto me aferraba a algo sin sentido, pero de alguna forma apesar de sentir miedo al instante me sentía en calma. Se alejó de mi nuevamente con paso calmo, acercándose al sofá en el que tiempo atrás había pasado la noche tras haber curado sus heridas y discutido conmigo, en situaciones parecidas a esta pero no de tal nerviosismo. Le miré.-Lo temo señor, mi vida ya tiene demasiados temores como para añadir uno más, ya es suficiente complicda apesar de que debería ser simple como todas, por eso lo temo y esa es mi razón.-le dije con seriedad, jugueteando con mi cabello colocándolo tras la oreja con un gesto de muñeca.-Tengo dudas por que no hay un instante en el que no las tenga sobre todo cuanto me rodea.-dije en un susurro aunque quizás eso se debía a que me sentía fuera de lugar, antes pasaba desapercibida y ahora derepente un asesino me protegía y confesaba sentimientos, mientras yo comenzaba a drme cuenta de que sentía cosas por un sirviente Lunae...-No habría manera de que nada saliese bien.-dije.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Jue Jul 08, 2010 1:58 am

Suspiré, sentado en el sofa, mirando a la nada con los ojos clavados en el suelo. ¿Herirme? ¿Herirnos? ¿Era eso una negativa? Mi temor se hacia realidad. Queria golpear cualquier cosa o... por un fugaz instante un pensamiento oscuro cruzo mi mente invadiendola.

Esa misma habitacion, la puerta se abre nuevamente, es aquel desgraciado. Solo miro sus ojos desorbitados, mirando... baje mis ojos hacia donde los suyos miraban, no quise creerlo...


El choque de aquella imagen me hizo despertar de cual pesadilla amarga, sudor frio cual escarcha en invierno perlaba cada centimetro de mi piel. La imagen segui nitida como si la realidad fuera aquella, mire a la muchacha y suspire, seguia allí, su padre no volvería y no tendria porque ver aquella imagen reflejada en la maldita vida real,queria unicamente permaneciera en mis pensamientos, que nadie mas supiera la desesperacion que una ilusion creada por una imaginacion demasiado sanguinaria podia crear.

Volvi a bajar los ojos. El valor que habia mostrado, para poder crear aquella situacion y que habia originado a su vez el tenso momento por el que ahora lento transcurria el tiempo; parecia haberme abandonado. Vamos muchacho, no eres asi. ¿Cómo puedes comportarte cual adolescente alocado y enamoradizo en este momento siendo lo que eres? Me decia, al tiempo que respondia. Temo, verdaderamente temo equivocarme otra vez, pasar por la misma situacion y sumergirme aun mas en la ciénaga de muerte de la que poca escapatoria encuentro, y ahora que por fin encuentro luz dentro de mi oscuridad, por un tonto impulso aceleradoa podria perder esa luz y quedarme ciego de nuevo.
No queria repetir viejos errores del pasado, conocia cual sentimiento me romperia, tanto lo conocia que lo temia mas que a la propia muerte, la cual respetaba pero que no temia, ese sentimiento me asustaba mas incluso que cualquier castigo o tortura que pudiere recibir.

- Ya deberiais conocer que ser herido no es para mi inconveniente, poco me importaria.- Comence a decir rompiendo el frio silencio cortante, un ultimo suspiro que esperaba fuera el ultimo que saliera en aquella noche de mis labios fue lo que me dio impulso y fuerzas para un ultimo pensamiento de aliento.- ¿Temores? ¿Dudas? Olvidaos de ellos.- Dije levantandome de nuevo y caminando a su lado, queria intentarlo, si volvia a rechazar mi contacto me haria jurar para esta vez cumplir mi palabra de nunca jamas volver a tocarla si ella no me lo permitia.

Extendi mi brazo para hacerla mirarme a los ojos fijamente no queria perder ese contacto, era demasiado lo que perderia si en algun momento perdiese a aquella niña.
-
No me temais a mi, recordad estas palabras pues solo las dire una vez y no volvere a repetiroslas.- Dije empleand aquel tono de seriedad antes usado por ella.- Temed si quereis lo que podais haber descubierto de mi esta noche, pero sabed que por mas que me hieran vuestros actos, vuestras palabras o cualquier cosa que provenga de vos sabed y no olvideis que estare con vos,- Seguia hablando no queria deternerme pues sabia que si lo hacia no lograria decir todo cuanto queria expresar aunque... tal vez tampoco llegase a hacerlo.- en cualquier momento, en cualquier lugar, para lo bueno y lo malo, me alegrare en vuestras alegrias y os consolare en vuestras tristezas, cuando os sintais sola y desamparada recordadme pues yo os recordare cada dia de mi existencia.- Le acaricie las mejillas grabandome sus rasgos y lineas a fuego mas a un de lo que ya estaban en mi mente y memoria.- Aqui y ahora os estoy jurando lealtad, fidelidad, sinceridad y todo cuanto podais desear de mi.- Dije al fin.
Aunque siguiese obedeciendo las ordenes del que era mi amo y señor, ella estaria siempre por delante en mis prioridades, todo seria olvidado si por ella fuera necesario.


OFF: No se si te gustara... espero que si, ya te dije que tenia pocas ideas para este post asi que no se como quedara la cosa con esta respuesta al tuyo.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Miér Jul 28, 2010 10:58 am

Sus piró aún sentado en el mueble y le observé, en un instante toda palabra de sus labios quedó detenida y el silencio hizo presencia entre ambos, parecía concentrado en algo, pero no me atrevía a preguntar, aunque de haberlo hecho, ¿me habría contado la verdad?, quizás nunca llegase a saberlo, quizás nunca llegase a saber que era verdad y que no en mi vida. Entonces después de unos instantes alzó la mirada de nuevo hacia la mía ytraté de investigar todo aquello que me hacía dudar através de sus ojos, por desgracia una barrera imposible de superar para mi, dado que esta vez fui yo quien apartó la vista. Todo aquello era demasiado irreal, antes mi vida era aburrida pero muy tranquila y algo en mi interior mehizo saber que pronto comenzaría a echar de menos aquella aburrida tranquilidad. Oí sus pasos y al alzar levemente el rostro entorné los ojos para ver sus pasos. Su mano hizo que alzase al completo mi rostro y le mirase directamente a los ojos, manteniendo su mirada completamente esta vez.
-Señor,me ha aconsejado y enseñado algunas cosas, pro ello creo pensar que sabeis que las heridas del alma y el corazón no son como las del cuerpo...y es a esa clase de herida a la que yo me refiero...mas duraderas, dolorosas y difíciles de curar...no se las deseo a nadie y menos a vos que salvasteis mi vida...-le dije con una voz suave, casi suplicante.-No le temo a usted...sino a lo que pueda ocurrirle por mi culpa, no sería una tontería pedirle que se alejase de mi...no es necesario que me proteja, no me debe nada, ya poseo suficiente protección.-le dije esta vez, notando el contacto de su mano contra la piel de mi rostro.-Temo también que no logreis olvidar ese deseo que me habeis confesado esta noche...temo que sufrais por ello...-confesé.Le miré incrédula...¿lealtad hacia mi?-No es necesario que me jureis nada, creo en vos...tan solo quiero que tratareis de manteneros a salvo y que no hagais tonterías por mi.-le pedí entonces.

Off: Estuvo muy bien tu post Drake ^^ espero que te guste el mio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Vie Jul 30, 2010 12:55 am

El sentido de la razón me pedía a gritos alejarme y olvidar. Olvidar a aquella muchacha, olvidar aquella cálida llama que con un simple roce de miradas se convertía inmediatamente en un fuego abrasador.
No mi corazón y mi propia alma se negaban a que pudiese arrancar de mi todo lo que aquella chiquilla habia obrado en mí.

Ella formaba ya parte de mi cómo cualquier parte de mi cuerpo. Pero... cuán amargo era aquel momento, me sentía tan estúpido, tan vacío y al mismo tiempo tan lleno de una paz que era la tranquilidad de saber que era real tan real que ella lo negaba y rechazaba. No me importa, quiero seguir intentándolo. Me decía el corazón al mirarla al sentir su piel en mi mano.

Una sonrisa iluminó el frío hielo derretido que sentía que en aquel momento eran mis ojos. Cuando el amor domina la razón del hombre, este puede ser capaz de los logros más absurdos e imposibles de realizar. Pensé al tiempo que despegaba mis labios para pronunciar palabra y romper el grito de silencio que se escapaba de mi garganta.

- Sé perfectamente la desbastación que producen esas heridas.- Dije bufando al final.- Si no las conociera no estaría en esta habitación, nunca os hubiese salvado aquella primera vez, sé que soy el menos indicado para pediros acepteís todo esto, sé que es imposible, pero mi vida esta llena de imposibles, llena de falsedad, de desesperación, de odio y muerte.- Dije tomando definitivamente su rostro entre mis manos, impuras ahora que lo pensaba, esas mismas manos capaces de matar tan despiadadamente a cualquiera que se acercase a mí. Pero... ¿acaso pensar que era imposible me haría desistir? No, nunca, no me rendiré ni aunque la propia muerte me encadenase a ella por toda la oscura y solitaria eternidad. Sentencié en mi mente, sentencía que acompañada de la luz de los ojos de aquella muchacha me hizo comprender cuánto y de que manera amaba y amaría a aquella muchacha.- Ninguna herida, dolor o tortura que pueda recibir me desgarría más que veros a vos sufrir querida Christinne, por eso deseo protegeros a cualquier precio.- Suspiré. ¿Cómo y porqué no se daba cuenta que nada me importaba? ¿No comprendía que me dolía más que rechazara cualquier ofrecimiento que provenía de mi antes que el dolor del rechazo? Pero aquel juramento que le había hecho no era un ofrecimiento sino más bien aquello que haría, el precio más bajo que estaba dispuesto a pagar si fallaba era mi vida, mi porpia vida. Esa vida que habia estado maldita y sentenciada por otros desde el momento de mi nacimiento ahora sería yo quien la conduciría fuese cual fuese el destino, sería yo quien decidiera sobre mi vida.- Que creaís en mi es algo que atesoraré por siempre, no os preocupeís por mí, sabeís claramente que soy y de que mundo me rodeo. Estaré bien siempre puedes curar mis heridas ya lo sabeís, vendré cada vez que sea lástimado por algún fusil o acero.- Dije con una sonrisa de calma y despreocupación en mi rostro.
Jamás me había sentido de aquella forma y puedo decir que era glorioso el poder sentirse de aquella forma.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Vie Ago 06, 2010 12:06 pm

No podía creer aún que mis ojos contemplasen aquellos acontecimientos, que alguien que slía cesar vidas ajenas por encargo de otras sin piedad me ofreciese protección ante todo y estuviese dispuesto a arriesgar su vida por mi, ¿acaso se habia vuelto loco aquel hombre?, no deseaba la muerte de nadie y menos a mi causa y que se ofreciera a protegerme daría lugar a que si algo le pasaba podría ser culpa mía. No, no podía dejar que lo hiciese, si a alguien debía proteger era a si mismo, preocuparse de su vida, porque al parecer la apostaba o vendía como si de un par de monedas sin valor se tratase. Le escuché mientras mi mente aún estaba llena de miles de ideas tormentosas que me hacían sentir el mayor de los miedos por la vida de aquel hombre que había salvado la mía una vez.
-Estimado señor...si conocieseis ese dolor tal y como decis, precisamente por eso no estaríais en esta habitación conmigo...porque si he entendido bien lo que antes pretendió decirme creo que podría causarle dolor y es lo que menos deseo creame.-le dije y sentí el tacto de sus manos sobre mi rostro, mientras me miraba, entonces mis ojos no pudieron resistir ante los suyos y bajé la mirada, desviándola al suelo, al igual que el tono de mi voz.-Tampoco soy la indicada para aceptarlo...puede que su vida este llena de todo eso...pero yo no puedo cambiarlo, ¿cómo podría?-le dije aún con un tono de voz suave, cercano al susurro, con los labios vacilantes y la voz temblorosa.-Nada puede impedir que sufra, la vida es dura y como persona que vive sufriré inevitablemente, quiera o no, para mi propia desgracia, y quizás muchas veces la única causante de mi sufrimiento o desgracia sea yo misma, ¿cómo piensa poder salvarme de eso?, nadie puede salvarme de mi misma...cometere errores, pero solo eso me hará ver que obré mal o que bien, al igual que que es lo que necesito para ser feliz, a quien, quien me quiere y quien quiero...le agradezco que quiera protegerme, pero no siempre podróa y no quiero verle sufrir por ello, ni mucho menos herido o...-le dije aún sin mirarle y tragué saliva ante la dificultad de pronunciar aquella palabra por la repulsión qiue sentía ante aquella idea.-...Muerto...--le dije con dificultad.-Mi vida no vale tanto como para arriesgar la suya, piense bien si merezco tal trato.-continué.-Precisamente porque creo en vos sé de lo que sois capaz y eso me asusta por el daño que os podais causar a usted mismo...podeis ser lo que querais o venir de donde querais, pero seguis siendo humano y como tal estais atado a un destino y no sois invencible o inmortal, la muerte podría llevarle...que nadie haya podido con usted hasta ahora no quiere decir que nadie vaya a poder...tenga cuidado por favor, por ello le pido que guarde su vida como un tesoro y no la ponga en peligro por alguien como yo...-dije y al alzar la vista vi su sonrisa tranquila y los ojos se me inundaron un momento, de nuevo parpadeé un par de veces y bajé la vista al suelo.-No diga esas cosas de forma tan tranquila, es algo serio...puedo curarle, pero si muere no podré hacer nada, así que no sea temerario...-le pedí.


Off: siento haber tardado pero al fin hoy me inspiré jajaja, espero que te guste ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Sáb Ago 07, 2010 5:57 pm

Me acaricie sus mejillas humedecidas. ¿Por quien lloraís, pequeña mía? ¿Por qué esas lágrimas?
La hice mirarme. Estaba de acuerdo en que de protegerla me podría conducir por el sendero de la muerte. Pero... ¿acaso importa? Mientras ella siga con vida y a salvo las consecuencias merecerán la pena. Eso es lo que pensaba y nada me haría cambiar de opinión, quería protegerla a toda costa sin importarme las heridas, el dolor nada me importaría mientras pudiese protegerla.
Loco. Si posiblemente me hubiese vuelto loco, pero loco de un amor que me deboraba minuto tras minuto, día tras día, mirada tras mirada.

- Por favor no me tratéis de esa forma, no como si fuese un desconocido.- Dije, no me gustaba quería oír mi nombre de sus labios, no mi apellido ni ninguna otra formula como aquella antes empleada. Únicamente mi nombre. Oir el tacto con el que podrian salir cada letra de aquel nombre.- Drake, tratadme con ese nombre cuando no haya nadie.

Continué con su rostro entre sus manos, la intranquilidad me atenazaba cuando no me miraba, pero era tanta la calma que sentíaa por saber que de algún modo en ese momento me sentía libre de toda atadura humana y divina.
- Christinne, no lo entendés.- Dije comprendía y no al mismo tiempo su preocupación.- Pero lo hareís algún día lo hareís.- Si algun dia lo haría, ella algún día comprendería que ya lo habia cambiado todo a mi alrededor. Y de qué forma. Pensé estrechandola entre mis brazos acariciando su pelo.
- Te protegeré de todo mal, lo he jurado y... mantendré mi palabra, pues en este momento, tiene el valor que mi corazón dicta.- Sentencié no tenia intención de retractarme, si moría sería en el momento que no pudiese protegerla.- Christinne se perfectamente que la muerte puede estar esperandome incluso al salir de esta habitación. Pero...- La hice alzar el rostro para mirarme.- ¿cree que despues de todo lo que he hecho, de todas las vidas que he arrebatado, del daño que he provocado, mi vida tiene algun valor? No, no lo tiene señorita, salvo el precio que pongan por mi cabeza para algun avaricioso cazarrecompensas.- Besé su frente con ternura. Se preocupaba por mi y ese simple hecho era lo suficientemente valioso para mi como para continuar adelante en mi proposito.- Preferiría morir por vos antes que a manos de la justicia o cualquier otra persona.- Suspiré, no se daría por vencida tratando de hacerme cambiar de opinión al respecto. Pero si de esa forma ella se siente mejor...- Esta bien no seré temerario, cualquier consejo que me deis o incluso una peticion o ruego la llevaré a cabo.- Dije sosegado, no me podrían arrebatar aquella tranquilidad pues era mi alma lo que se sentia en calma, no habia remordimientos, problemas o dudas. Todo estaba bien. Sonreí y en un arrebato volvi a besar sus labios lentamente.

OFF: Siento que sea tan corto

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Dom Sep 26, 2010 1:20 am

Las lágrimas rodaban por mis mejillas, escapando de msi ojos sin querer, no quería llorar, no era aquella la forma en la que quería que él me viese, dado que aquello em haría parecer débil y posiblemente a él tener más ganas de protegerme.Acarició mis mejillas rozándolas húmedas, haciéndome que le mirase, sabía de sobra al mirar aquellos ojos antes helado y ahora tan cálidos que no se rendiría y que haría caso omiso de mis peticiones y ruegos para proteger su vida...
-Drake.-dije pronunciando cada letra con algo de timidez dado que no debía tomarme tantas confianzas.-No creo que sea una buena forma de tratarle, llamarle por su nombre es demasiado...pero si así haré que me hagais caso lo haré...Drake,no creo que logre entenderlo y mucho menos si debo entender que estais dispuesto a dañaros o morir por protegerme, no deseo la muerte de nadie y menos por mi, mi vida no avle más que la suya por eso le pido que no arrriesgue la suya por la mía...si he de morir moriré, después de todo lo haré algún día...tan solo espero poder conservar mi vida en paz y he de aseguraros que epenas busco o causo problema a mi alrededor que no se trata de no comportarme como una dama...-le expliqué, mirándole aún con los ojos inundados.-Mi único deseo es que todos me recuerden con una sonrisa y en mi muerte lloren y anhelen mi recuerdo, para sonreir recordando.-dije, siempre había sido esa clase de persona que quería marcar de buena forma la vida de cuantos le rodeasen.Me abrazó y besó mi frente demosrando una vez más que tras aquella mirada de hielo había un corazón lleno de calidez-Sé que no puede evitar la muerte, pero por ello le pido que la esquive el mayor tiempo posible y que no se arriesgue...su vida es tan valiosa como cualquier otra es cierto que ha cometido sus pecados...¿pero que ser humano que se arrepiente no recibe el perdón de Dios?-le dije, siempre había sido una muchacha muy debota y creía en el perdón como algo muy valioso.-Y yo preferiría que no deseaseis morir por mi...¿cómo cree que me sentiré si eso ocurre?-le dije.-Entonces le pido que guarde su vida como un tesoro y se proteja, no se arriesgue y menos por mi...-le pedí casi susurrando debido al temblor de mi voz.Él aún hablaba con calma, lo cual me hacía notar la sinceridad de sus palabras tanto en aquellas que me aseguraban que moriría por mi como en aquellas que decía aceptar y cumplir mis consejos,ruegos y peticiones, aunque algo muyd entro de mi me decía que las incumpliría si lo encontrase necesario.Le miré mientras sonreía y entonces de nuevo observé sus labios caer sobre los míos para besarme, me sorprendí como cada vez que lo hacía, como si fuese la primera vez aún no siéndolo, aún notando aquella calidez, sin embargo reaccioné recordando a quien pertenecían mis labios y una vez más coloqué mis manos en sus hombros para impulsarle levemente hacia atrás, apartándole, aún quedando cerca, y bajé la mirada.-No me bese, siento que si lo hace tendrá cada vez más ganas de protegerme...-le dije susurrando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Miér Oct 06, 2010 9:37 pm

No. No lloréis pequeña, guardad vuestras lágrimas por favor. Era tan triste ver aquellos ojos negros, profundos, hermosos, que irradiaban luz en cada pestañeo. Si, qué triste era ver aquella luz tan pura eclipsada por aquellas gotas de rocío amargo. Triste y hermoso.

Deslicé mis dedos sobre sus ojos secando con ellos aquellos bellos azabaches perlados de inocencia, timidez. Belleza original. Persefone parisina. Diosa veneciana. Causa, razón y recipiente de dolor. Mi niña, mi dulce niña amada. Por esos ojos. Por ese maravilloso rostros que inconscientemente había seducido y robado toda razón de un asesino

- No lloréis pequeña mía. No lloréis mi niña.- Dije, había vuelto a rechazar mi beso. Una voz dentro de mi mente. La voz de la cordura y la Razón. Los sentimientos despiertos, luchadores y sin reservas destinados a ella acalló esa voz. ¿Por qué oírla cuando me sentía tan feliz? ¿Por qué prestar atención a esa Razón y cordura cuando estaba enloquecido de amor? No era un caballero, no la merecía lo sabía, pero… no la dejaría ir, la necesitaba y ella no comprendía cuánto. Eres mi libertad, el motivo por el que quiero ser libre. Deseaba decírselo pero… callé.

Su voz débil a causa de la vergüenza. Delicioso sonido. Dos silabas. Una palabra. Mi nombre pronunciado en sus labios. Repítelo, repítelo. Aquella niña no sabía lo que era para mí oír el sonido de ese nombre… que en muchas. Incontables. Eternas ocasiones había creído olvidar. Pequeña. Ruiseñor traicionero. Certera flecha de Cupido. Llamarme por mi nombre. Una carcajada seca escapó de mi garganta. ¿Demasiado? No sabes nada mi niña.

- Lo sé, lo sé.-Dije rozando sus cálidos y suaves labios con la yema de los dedos.- Pero haré cualquier cosa con tal de arrebataros de las manos de esa envidiosa muerte.- Solo el pensar que tarde o temprano su vida podría tener un final. Esa existencia tan maravillosa que ella era. Gloriosa en su plenitud. Suspiré.-Quizás no busquéis esos problemas, pero no me neguéis que son los problemas los que os buscan y encuentran a vos Christinne- Era cierto, recordaba aquel primer día, aquella primera noche. Siempre estaba en peligro… desde aquel momento.- Primor…- Dije con una sonrisa pirata en el rostro.- ya os olvidáis de este asesino al que con toda tranquilidad e inocencia dejáis permitido el paso, y sabéis que tenéis una opción, qué aun la teneís.

Acaricié sus mejillas y finalmente me separé de ella. Lentamente me fui acercando al ventanal. Observé aquella noche, en el exterior el viento parecía soplar con fuerza, como si ese hijo de las noches tenebrosas hubiese sido enviado por la negra oscuridad en busca de sus vástagos frágiles. Seres de carne y hueso. Corazones negros como su propia madre. Sangre fría al igual que aquel viento que aullaba sin cesar, silencioso, tras los cristales que nos guarecían de él en aquella cálida y acogedora habitación.

- Si descuidase mi seguridad, estaría de igual modo descuidando este juramento que os acabo de ofrecer sin reservas. Sin nada a cambio salvo que me permitáis cumplir con mi palabra.- Dije mirando su translucido reflejo en el cristal helado. ¡Qué hermosa se veía! Allí, siendo secretamente observada. Bella y misteriosa. Objeto de tentaciones. Sueño en cuerpo de mujer. Radiante lucero. Su piel teñida por la luz del ocaso. Sus sombras, sus líneas…

La imaginaba en aquella habitación, en aquella cama. Su cabello esparcido como negra cortina sobre las blancas sábanas de seda. Su perfume envolviéndome junto a una débil voz salida de sus labios mientras, yo como ladrón, reclamaba para mí aquella dulce boca. ¿Qué me impide hacerlo? Quiero hacerlo… Quizás, y solo quizás, fuese sus tantas negativas a mis atenciones sobre sus labios los que me impidiesen tomar, para suerte de ella y desgracia de mí, lo que ansiaba, anhelaba y deseaba.

- Christinne, Christinne… ¿Qué os hace pensar que me arrepienta de mis pecados?- Le pregunté girándome hacia ella, apoyando la espalda contra el frío cristal. La miraba mientras mi mente lujuriosa la veía con los ojos del amante. ¿Cómo se vería su piel, esa que rara vez era bañada por los rayos de la luna, a la luz de aquellas velas? ¿Era ella consciente de cómo los hombres podían ver en ella a una efigie de la belleza?

Sonreí con tristeza y con esperanza contenida.

- ¿Cómo? ¿Cómo os sentiríais?- Pregunté anhelando su respuesta. Quería oírla, pero al mismo tiempo no sabría si era mejor no escuchar sus palabras.

Lentamente, con paso calmo. Sin prisa y con parsimoniosa solemnidad, me acerqué a ella. ¿Qué pensaba? ¿Qué sentía? Quería saberlo todo. Y, ¿es acaso no era justo? ¿Un enamorado no desea por sobre cualquier cosa conocer al objeto de su amor? ¿Es qué quizás, por ser lo que era se me negaba amar? Si… la amaba. Nunca sentí el amor de aquella forma y quizás tampoco jamás hubiera creído poder amar como amaba a aquella muchacha.
Christinne, mi bella Persefone parisina. Pensé tendiéndole una mano. Cuando sus dedos rozaron los míos la miré con una intensidad tal que aquella habitación podría haber ardido fácilmente en las llamas del infierno.

- Que cruel sois.- Dije sin mostrarme apenado, pero si sonriendo como si en aquel momento hubiese descubierto un secreto vergonzoso.- No os besaré si es lo vuestro deseo verdadero. Mis labios peregrinos detendrán su camino al templo santo de vuestros dulces labios.- Sonreí al ver como un tentador, agónico y suave rubor tenía lentamente y nuevamente sus mejillas.

Rocé con cuidadosa suavidad, la pálida piel del dorso de su mano. La miraba hipnotizado a los ojos, mientras mi mano sostenía la suya, alargando el momento. Haciéndolo eterno.

Le tendí la otra. Era un gesto tan casto. Tan caballeroso. Tomar sus manos en las mías. Sentir como cada célula de mi cuerpo se estremecía por aquel simple contacto.

- Hermosa.- Le susurré suavemente mientras llevaba sus manos y mis labios a encontrase los unos a los otros.- Bella…Christinne.- Decía mientras mi respiración chocaba en el dorso de sus manos. Primero fueron sus dedos uno a uno. Dejaba suaves roces de mis labios en ellos. No aparté en momento alguno mis ojos de los suyos. De su rostro a cada momento más encendido.
La contemplaba. La admiraba… La adoraba.

- Preciosa.- Volví a susurrarle. Besé los finos nudillos de aquellas manos. Manos de niña, manos de mujer, ni una cosa ni la otra pero por igual ambas convergían en ella.

Me gustaba aquella expresión de su rostro, aquel rosado dulce de sus mejillas cobraba intensidad como si un fuego se expandiese a cada momento, a cada roce sobre su piel.
Sostenía firmemente sus manos. Una sonrisa pirata iluminó mi rostro.

- Decidme ángel, ¿por qué estáis tan ruborizada?- Le pregunté acariciando suavemente el dorso de sus manos. Aquel gesto que en un principio había sido inocente… tras su fachada de falsa inocencia ocultaba la impertinencia más absoluta.

Deposité dos lentos besos en sus manos. Mis ojos la habían visto, mi mente la había desnudado, mis manos ardían de deseo por explorarla y mi boca deseaba probar cada parte de su cuerpo, saborearla… Era un descarado, un desvergonzado… un sin fin de adjetivos que sin ofender se ajustaban a mí, y aún así… no me negaría a mí mismo que deseaba su cuerpo tanto como deseaba su corazón y alma. Cada pensamiento quería que fuese para mí… cada suspiro, cada lágrima, cada sonrisa… Todo.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Jue Oct 07, 2010 6:45 pm

Deslizó sus dedos por el borde de mis ojos limpiando todo rastro de lágrimas que estos presagiasen mientras yo aún me preguntaba que pensaba, que pasaba por aquella cabeza.
-¿Cómo no voy a llorar?, me siento la culpable de todo el daño que puedan llegar a hacerle, yo le aprecio, es por eso que no le deseo tales males.-le dije aún con los ojos brillantes.Su mirada se mantenía sobre mi, sobre mis ojos en todo momento por lo cual era yo siempre la que perdía aquella lucha de miradas y apartaba la vista al suelo, sintiendo como sus dedos rozaban mis labios, ¿qué había en mi que él viese tan especial para prometerme dar su vida por la seguridad de la mía propia?, supe que tenía razón cuando dijo que quizás era yo la que atraía a lso problemas y me buscaban.-Es cierto que soy torpe y por ello a veces meto la para o me meto en problemas...pero puedo estarme tranquila, si no hago nada peligroso anda me pasará, y le prometo que no lo haré.-le dije ya con algo de desesperación.-Sé que no me hará daño es por so que no me preocupa confiar en usted como confío en este momento.-le dije mirándole a los ojos.Entonces acarició mis mejillas y seprándose de mi ando hasta el ventanal, quizás observando la noche mientras yo escuchaba desde mi posición,algo compungida el sonido del viento fuera de la habitación...-Me alivia en parte escuchar eso, pero no deseo que os mantengais a salvo por mi, si no por usted mismo.-le dije mientras observaba su figura en silencio, sin palabra alguna saliendo de entre sus labios.-¿Quién no se arrepiente cuando hace algo malo?, y más cuando tiene un alma, un corazón y unos sentimientos...-le dije con toda seguridad, confiando y con plena fe en mis palabras.Me quedé un instante en silencio con la mirada baja tras ecuchar su siguiente pregunta, diciendo lo siguiente con toda sinceridad:-Me sentiría culpable,la peor de las mujeres...¿qué derecho tendría yo para que usted perdiese su vida por y para mi?, me sentiría triste...me dolería.-contesté.Se acercó de nuevo de forma tranquila tomando mi mano y haciéndome sonrojar de nuevo.-Creame que no pretendo ser cruel con usted, todo lo contrariao...agradezco que no lo haga, quizas sea lo mejor para ambos.--traté de mantener mi voz sin tartamudeo alguno, sintiendo aquel rubor estúpido rondando mis mejillas de forma más intensa mientras su mano tomaba una de lasde mias y sus ojos me miraban sin apartar la mirada ni una vez. Cogió mi otra mano, de una forma suave y casi tierna,comenzando a rozar sus labios con la piel de mis manos, aquello terminó por hacer ue mi rostro se asemejase a un tomate.Comenzó a decir hermosas palabras dedicadas a mi, aquella clase de situaciones me ponían nerviosa, aceleraban mi pulso y volvían mis mejilalas de color carmesí debido a la poca frecuencia de esta en mi vida..¿debía dejar que continuase aún sabiendo que quizás aquello a la larga le dañaría? Sentía el roce de sus labios en cada uno de mis dedos, en el dorso de mis manos mientras continuaba mirándome sin descanso para sus ojos. Me dedicó un nuevo piropo besando mis nudillos. Después besó mis manos preguntándome el por qué de mi sonrojo y aparté de golpe mis manos como si acabase de despertarme o hubiese estado ausente, aunque en realida no lo había estado, aún más sonrojada caminé hasta el otro extremo de la habitación junto a mi armario.-¿C-cómo no estarlo recibiendo tales atenciones que no emrezco?debería guardarlas para otra mujer,y no para una niña como yo, ya le dije que quizás pueda herirle y tenga ya a alguien...-le dije abriendo las puertas de mi armario y sacando mi camison, dándole la espalada para que no viese mi aún creciente rubor.-Gírese.-dije y una vez lo hizo volví a hacer el truco de ocultarme tras la puerta del armario como la última vez, deshaciéndome del vestido que llevaba y apartándolo con una pierna fuera de mi escondite, colocándome con rapidez el camisón blanco.-Ya puede girarse...-diej aún con timidez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Dom Oct 10, 2010 10:23 pm

Suspiré no había forma, era tan terca como hermosa, pero aún así esa tozudez que poseía me gustaba, ¿había algo que pudiese existir, pertenecerle que no me gustase?
Que me apreciase no era la respuesta que hubiese esperado, que deseaba oír.
Busqué sus ojos cuando alejó la mirada de la mía. Me molestaba que lo hiciese. ¿Por qué no me la sostenía? Quería que lo hiciese, que no apartase sus ojos de los míos.
Cierto le había prometido no hacerle daño, tampoco me veía capaz pero… ni de mi mismo me fiaba y me dolía al mismo tiempo que me alegraba el hecho de que ella si confiase en mí.
-
No me fío. Los problemas te siguen, yo mismo soy un problema que te sigo sin descanso a donde quiera que vayáis.- Dije desviando por una vez yo la mirada. Cierto no me fiaba. No importaba cuánto se esforzase en no hacer nada peligroso, en mantenerse segura. Mientras yo siguiera a su lado… existía para ambos un mismo peligro, pero… me negaba a alejarme de ella por ese peligro… me atrevía a conjurar a la propia muerte para mantenerla a salvo.

Sonreí.

- Christinne, mi bella Christinne.- Dije acariciando su mejilla ruborizada deslizando mis dedos por su cuello hasta llegar a su escote.- No me arrepiento, ya os lo dije en su momento. No pienso que hago nada malo. Protejo mi propia vida en cada asesinato.- Me quedé callado. ¿Un alma? ¿La poseía aún?- Sé que poseo corazón y sentimientos porque os amo, os amo mas que a nada en el mundo, si intentase expresaros realmente todo lo que siento por vos, me quedaría sin palabras dulces, pero incluso esas palabras no serían suficientes para haceros llegar la magnitud de estos sentimientos. Pero… aun teniendo corazón y sentimientos no poseo alma.- Dije tajantemente. Una parte de mí se quedó pensativa. ¿Si no poseo alma porqué estoy vivo? La miré y hallé la respuesta.

- ¿Me recordaríais?- Pregunté si me decía que sí… no le temería a esa vieja amiga mía. Esa amiga de hielo y marfil. De fuego y oscuridad. No temería el momento final. No importaba si no había campanas que repicasen por mí. Pues tendría a alguien que si llegaría a llorar por mi muerte.- Todo el derecho… de ser la dueña de mi razón, de mi cuerpo y de mi corazón. Soy vuestro aunque no queráis admitirlo, aunque no queráis verlo soy vuestro.

Sonreí cuando apartó sus manos de mis labios. Mientras la veía caminar de espaldas a mí hacia aquel almario donde me había ocultado momentos antes intenté contener la risa que me entró.
Me giré obediente, pero no me quedé allí de espaldas sino que caminé sin voltear mis ojos hacia el armario que comenzaba a quedarse frente a mí me tumbé en la cama. Observándola. Era una vista muy… agradable. Aunque esa palabra no decía lo que por mi mente pasaba.

- Sois aún una niña, pero… vuestro cuerpo os hace aparentar toda una mujer…- Dije sonriendo desde la cama allí frente a ella.- No tenéis nada que envidiar a las muchas mujeres que me han abierto mucho más que sus brazos.- Dije sin apartar mis ojos de ella. Cierto no tenía nada que envidiarles, su piel parecía y era suave y tersa, joven, rebosante de vida. ¿Qué sabor tendría? ¿Y su olor, cuál sería?- Ven…- La llamé aunque su rostro me podría estar gritando mil y un insulto y recriminaciones por mi desfachatez y atrevimiento.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Dom Oct 10, 2010 11:22 pm

Sentía un nerviosismo inmenso ante aquella situación, el no saber que pensaba o que planeaba hacer en el próximo instante. Buscaba mi mirada a cada instante que la apartaba de la suya, pero simplemente aquellos ojos me inquietaban.
-No creo que sea ningún problema, dado que un problema no me protegería de los demás males que puedan acecharme.-le dije dedicándole una leve sonrisa, le agradecía que quisiera prestarme su protección, pero seguía oponiéndome a aquyella absurda idea que le llevaba a querer arriesgar su vida por la mía.Acarició mi mejilla, dejando después caer sus dedos por mi cuello hasta una zona cercana a mi escote, lo cual me hizo ponerme tensa un instante y estirar mi espalda al completo,dejándola recta mientras sentía el acelerado latido de mi corazón en aquel momento y el rubor de mis mejillas en aumento, ¿acaso le gustaba verme cohibida por el simple conocimiento de mi inocencia e inexperiencia en esta clase de situaciones?,respiré hondo un par de veces antes de responder:-Aún siendo en su defensa pensé que quizás sintiese un leve arrepentimiento a nadie le gustaría pensar que cesa la vida de un padre, un esposo o un amigo...-le dije con un tono de voz suave. Me quedé pensativa mientras escuchaba su voz de nuevo, confesándome de nuevo su amor por mi, lo cual me hizo sentir más cohibida y halagada...desviéde nuevo un instante mis ojos de los suyos y luego volví a mirarle.-Le...agradezco sus palabras, son realmente dulces y le agradezco que me dedique tan hermosos sentimientos...pero no me creo capaz de corresponderlos y le deseo que alguna mujer sepa hacerlo...usted es alguien valiente y a mi ver creo que sois una buena persona más allá de vuestros crímenes...pero no creo ser la mujer que busca o merece...aquella que es para usted-le dije mirándole a los ojos.-Créame también que pienso que tiene un alma dentro de usted aunque no lo sepa, no lo sabe o no quiere darse cuenta porque esa es la consecuencia de la posible culpa que siente sin darse siquiera cuenta, o al menos es lo que pienso.-le dije. Su siguiente pregunta me sorprendió, ¿pensaba que quizás nadie le recordaría?-Claro, le recordaría.-le dije con solemnidad y una leve sonrisa tranquila para tratar de acallar los nervios de mi interior.-Me temo que os entregais a la mujer equivocada...¿cómo puedo ser dueña de algo que no debe ser para mi como le he dicho?, habrá alguna mujer a la que le pertenecerá al completo,pero esa mujer, no creo ser yo.-le dije con una voz suave, no pretendía herirle, si no impedir que le hiriera o se hiriera el mismo.Entoncés le solté y me dirigí hacia el armario ocultándome para cambiar mi vestimenta al camisón blanco que usaba en las noches, sin escuchar sonido alguno que no fuesen sus paos y al decirle que podía voltearse de nuevo lo encontré tendido sobre mi cama, observándome, ¿me había visto?, habló y mi corazón se aceleró y toda la sangre de mi cuerpo se agrupó en mis mejillas al descubrir un sí en sus palabras.Le miré en un gesto de inocencia e ingenuidad a la vez que nervioso y algo molesta.-No deberías espiar a una mujer cuando cambia su vestimenta y menos si esta no desea ser vista casi desnuda ante usted...¿cómo cree que puedo sentirme en este momento en el que creo que ha visto más de mi de lo que debería?, es algo violento...ha sido un atrevido...-le dije mirándole al principio de mis palabras y desviando la mirada a medida que estas finalizaban,tratando de sonar firme y segura y finalmente notando un leve temblor en mi voz e inseguridad.Aquel momento me había hecho sentirme algo desencajada dado que no deseaba que ningún hombre me viese de aquel modo a no ser que así decidiese mostrarme yo misma ante él...-No haga esa clase de comentario, por favor, no creo que deba decir algo así de tales mujeres, no sentiría ninguna envidia de ellas, dado que no deseo comparar mi cuerpo con el suyo...y aunque ellas sean mujeres y yo aún sea una cría en algún momento dejaré de serlo.-le dije aún con el rubor en mis mejillas notablemente.Él sin embargo no apartaba sus ojos de mi.Me pidió que me acercase y le miré, acercándome.-Quizás no debería acercarme a usted...y menos teniendo en cuenta donde se encuentra.-le dije con seriedad, sentándome al borde de la cama confiada. Mirándole un instante y luego volviendo mi vista al frente, manteniendo mi espalda recta.-Pero quizás soy demasiado confiada y por ello me acerco.-le dije haciendo con un gesto de mi mano que mi cabello oscuro callese por mi espalda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Drake Caiconte
Admin Lunae
Admin Lunae
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 32
Reino : Locus Lunae
Empleo : Artista (Pintor no reconocido)/ Sicario
Personalidad : Solitario, Protector, Ama como el que mas, siendo capaz de dar la vida por quien ama [Chris voy a por ti digas lo que digas asi te tenga que secuestrar]

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Lun Oct 11, 2010 2:07 am

Cerré por banda la entrada de su palabra a mi mente. No quise oírla negarme una vez más lo que yo sentía por ella. Oírla rechazando lo que sin quererlo ni yo mismo le había entregado.
¿Acaso cree que no sé que pudiera ser que no sea ella la mujer que deba ser para mí? Claro que dudo, pero la amo y esa duda siempre acaba pareciéndome banal y sin sentido. Una parte de mí sabía que amarla a ella o a cualquier otra mujer me conduciría a un camino de dolor pero… en su caso al mirar en mis recuerdos y admirar su semblante grabado a fuego en mi mente, me decía a mí mismo que prefería sufrir por ella que vivir sin haberla conocido.
Diez años solo, perdido en la oscuridad en que yo mimo me había sumergido en un desesperado intento de desahogar mi propio dolor y sufrimiento alojado en mi corazón joven por amar a la persona equivocada. No quiero pensar ni creer que me equivoque de nuevo.

Me recordaría. Si lo había dicho, lo haría, aquellas simples dos palabras, me arrebataron un peso que jamás había calibrado que llevaba alojado en el pecho desde hacía tanto tiempo.

- No voy por ahí, jurando entregar mi vida por proteger otra a cualquier mujer que pase por mi lado, por muy bonita que sea, por mucho que la desee.-
Dije seriamente. Si mi propia razón me decía que la protegiese lo haría, mi corazón me lo ordenaba y por una vez haría caso de lo que sentía que debía hacer, y si con ello debía entregar mi vida, que así el destino lo quisiera sería.


Sonreía desde la cama.

- No debería temer por lo que haya podido ver… sino… por lo que desee ver.
- Me encogí de hombros y la seguí mirando esperando que se acercase.- ¿Lo soy? Soy un hombre, Christinne, no soy de piedra y ya os he dicho que os amo y que os deseo.- Dije viéndola acercándose, amaba aquel rubor de sus mejillas, aquella inocencia. Amaba a aquella niña cohibida por mis actos, mis palabras, y si fuese conocedora… por mis propios pensamientos se cohibiría.
¿Cómo no desearla? Quiere aparentar seguridad pero tiembla como flor que el viento intenta arrancar de las manos de la tierra. Esos pequeños detalles me hacían perder la cabeza y desearla aún más.

- No me interesaban como tu me interesas y me atrevería a jurar que ellas tampoco se interesaban por mi como se interesaban por sus maridos, y demás amantes.
- Dije recordándolas, si me habían abierto sus puertas, sus brazos, sus camas y sus cuerpos. Pero ni mi mente, ni mi corazón al igual que los de ellas se abrían para ambos. Habían sido muchas… tantas que ni recordaba cual habría sido la primera, pero de todas había recibido lo mismo y a todas les había entregado lo que deseaban. Un cambio. Una diferencia en sus vidas que les hiciese seguir con sus vidas de casadas. - Solo hay una forma de que una niña sea una mujer. - Dije teniéndola a mi lado. Su pelo llamó mi atención y la imagen de imaginarlo sobre aquellas sábanas cubriendo con ese manto negro su blancura, me recorrió de arriba abajo como una flecha incendiaria.

Tomé su mano, uniéndola a la mía. Entrelazando los dedos. La miré a los ojos mientras mi otra mano acariciaba su mejilla recorriendo su piel, su garganta, el hueco de su clavícula, su hombro.

- Christinne…- Fue un susurro cargado de deseo, y anhelo. Tiré de su mano hacía mi pecho, tomando su boca por la mía, la besé pasando mi mano por su nuca impidiéndole así que se soltase de aquel beso. Su perfume impregnado en las sábanas, en la colcha en las almohadas me había drogado y necesitaba más, mucho más de aquel perfume embriagador. - Christinne. - Logré nuevamente articular antes de volver a besarla lentamente.

La tumbé en la cama quedando yo sobre ella. Su cabello era un abanico negro que contrastaba con aquellas puras telas de seda.
La besaba como en aquella primera noche, con la misma lentitud de entonces, aunque por dentro me muriese de deseo y me quemase de pasión. ¿Cómo una niña podía provocar tanto en un hombre hecho y derecho?

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christinne N. LeBlanc
Locus Solis
Locus Solis
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 447
Fecha de inscripción : 21/02/2010
Edad : 22
Reino : Locus Solis
Empleo : Enfermera
Personalidad : Complicada en ciertos aspectos.Una muchacha insegura de si misma,humilde apesar de tener todo lo que tiene, inocente,encantadora,amigable y torpe, no es la clase de señorita perfecta que todos desean,aunque se esfuerza por serlo,dulce sin embargo es tímida.Es enamoradiza y aún cree en el amor. Tiene bastante mala suerte y le cuesta ,apesar de que quiere, confiar en los demás. Le asusta el fracaso,equivocarse y mostrar sus sentimientos, suele esconder todo tras una sonrisa.Siente una gran obsesión por ser perfecta y por intentar ser feliz.

MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   Lun Oct 11, 2010 7:24 pm

Sabía cuanto podrían pensar de mi las personas que se encontraban en aquellos momentos en mi casa si entraban y me encontraban con aquel hombre en mi cuarto. uno nunca presentado y que además era un asesino.
-No he pensado que lo haga, valoro sus palabras y su ofrecimiento, así que no dude cuando le digo que no pensé que le ofreciera su protección a cualquier mujer que le parezca hermosa, porque de ser asi las hay mucho más bellas que yo, eso es algo que sé.-le dije, mirándole, observando su rostro sereno en todo momento, imperturbable, en ningún momento parecía perder la calma como él me la hacía perder a mi, ¿quizás era eso lo que le divertía de mi?, mi incapacidad para perturbarle y su increible capacidad para perturbar mi calma. Parecía cómodo sobre mi cama reposando en ella, pero aquello no era algo que me tranquilizase, aquella imagen en si ya provocaba que mi interior se pusiese a temblar de puro nervio,no era habitual aquello y para mi infantil caracter respecto a esto era demasiado.-Claro que me preocupo por lo que pueda haber visto,porque de hacerlo ha visto demasiado, no es agradable ser espiada de ese modo.-repliqué en calam o tratando de aparentarla.Dijo aquello con total tranquilidad como todo, pero quizás sin saber el efecto debastador que producía en mi, nuevamente dio en la diana, aumentando mi nerviosismo.-No me preocupo por lo que desee ver porque no será esta noche cuando se lo muestren, ni seré yo.-le dije aún acercándome.Quizás si me mostraba tranquila aún no estándolo él dejase de actuar de ese modo en el que sabía que me mantenía constanemente ruborizada y con el corazón acelerado.-Aún siendo un hombre lo sois, conozco a muchos y todos por mucho que deseen a una mujer no las veen de ese modo sin su consentimiento.-le dije.Nuevamente me ruboricé tratándo de ocultarlo colocando mi pelo sobre mis hombros para ocultar parte de mis mejillas, aún no me me resultaba creíble que un hombre pudiese desearme, no a mi.-Quizás entonces no escoge las compañías adecuadas.-le dije,era esa clase de persona que pensaba que siempre se debía de acompañar de gente a la que realmente le importase, aunque para mi desgracia aún pensando esto no era mi caso, dado que siemrpe me encontraba rodeada de falsos amigos...Ya me encontraba sentada sobre la cama cuando su voz volvió a sonar en la estancia, quedándome en duda del por qué de sus palabras, entonces sentí su mano tomando la mía y le miré de reojo, desviando después la mirada hacia nuestras manos y observar como entrelazaba sus dedos con los míos, volviéndole a mirar después.Entonces sentí como su otra mano acariciaba mi mejilla, mi cuello, mi hombro...y como susurraba mi nombre para tirar de mi mano y empujarme hacia él para besarme de nuevo, colocando una mano en mi nuca, impidiéndome resistirme a que nuevamente sus labios robasen otros beso más de los míos, los cuales siempre pensé que atesoraría y ahora veía como eran tomados sin más.Apreté los ojos fuertemente al notar que no podía apartarme y entonces me soltó y volvió a pronunciar mi nombre antes de volver a hundirse sobre mis labios y volver a besarme,luego noté como me tendía sobre la cama y se colocaba sobre mi aún besándome y en un instante sin darme cuenta noté que mis labios se habían acompasado a los suyos y que correspondía aquel beso de una forma suave y lenta. Sin embargo parecí despertar y noté el pesod e su cuerpo sobre el mío, aún tendidos sobre mi cama, y de nuevo apreté los ojos y traté de apartarme, ladeando levemente mi rostro para apartar mis labios de los suyos y decir.-Deténgase, pare.-dije pensando que era cierto que solo había una forma de que una niña fuese una mujer pero yo aún quería ser una niña.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Habitación de Christinne   

Volver arriba Ir abajo
 
Habitación de Christinne
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Habitación de Remy LeBeau
» Habitación Peter Rasputin
» Habitación Telefónica
» JUEGO DE ROL. HABITACION GAMMA
» "Habitación" de Horian

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~ Dark Venice ~ :: Casa de Christinne N. LeBlanc-
Cambiar a: